Tomás Martin Gil

“A admiração é a verdadeira característica do filósofo. Não tem outra origem a filosofia.”

Platão, Teeteto.

Hoje o assunto não é a madeira.

Tenho várias paixões, sendo a mais importante a minha família. O Socorrismo e a Emergência Médica, a Formação e os trabalhos em madeira são as outras. Infelizmente por razões de saúde tive de deixar o trabalho na emergência médica e o transporte de doentes. Por razões éticas e morais, saí com muita mágoa da Cruz Vermelha. Agora, a família e os trabalhos em madeira são a minha vida.

A minha família nunca me falhou. Graças a ela recebi uma boa educação, recebi os melhores cuidados de saúde possíveis, mas mais importante, sempre me deu todo o amor, carinho e apoio incondicional.  Tenho o maior orgulho em poder dizer que as pessoas que mais admiro são pessoas da minha família. O meu pai, que infelizmente morreu demasiado cedo para eu lhe poder dar o devido valor, os meus tios e tias que me educaram juntamente com a minha mãe e a minha mulher, sem a qual não estaria onde estou hoje.

Mas uma pessoa me marcou desde muito cedo, o meu avô Tomás Martin Gil, pai da minha mãe.

O meu avô foi um mestre de muitas artes, à frente do seu tempo, como se costuma dizer hoje. Gostaria de poder escrever com as minhas palavras tudo o que ele foi, tudo o que ele fez, mas não consigo. Apenas posso dizer que quando estou em baixo, quando perco a inspiração ou quando me desvio do caminho, gosto de pensar nele e no percurso que percorreu.

Deixo portanto as palavras escritas pela filha, a minha Tia Marcela. Escritora, Filósofa e Teóloga.

Se cumplirán en diciembre, el día 29, los 100 años de su nacimiento. Nació en Coda, pero sus estudios los realizó, el Bachillerato en Cáceres y la carrera de Ciencias Exactas en la Universidad Central de Madrid. Fue profesor en Almendralejo, en Trujillo y en Cáceres. Ganó con el número uno la oposición al cuerpo de Estadística, donde estuvo de Jefe Provincial hasta que murió en 1947. Fue Comisario de Excavaciones Arqueológicas y Correspondiente de la Real Academia de la Historia entre otras cosas.

Sus actividades abarcaron los más diversos campos: Desde el de la Literatura al de la Botánica, desde el de la Historia al de la Fotografía, desde el del Folklore al de las Matemáticas, desde el del Arte al de la Mineralogía. Fue pintor, literato, crítico, bibliófilo, arqueólogo, historiador, matemático, naturalista, fotógrafo, profesor, folklorista… En esta dispersión está la causa de que no quedaran de él libros amplios, sino artículos.

Como fotógrafo, de gusto inigualable, dejó el archivo más importante de monumentos y objetos de arte de toda la región.

De toda esa dispersión nació el libro Motivos Extremeños, que se editó después de su muerte. Fácil y agradable de leer, podemos gracias a él adentrarnos en temas variados, como el arte, la pintura, la arquitectura, etc. Nos enseña como es nuestra Extremadura.

Alma inquieta, preocupado por el futuro literario de nuestra tierra funda la Revista Alcántara, de la que fue su primer director.

En cualquier cometido se entregaba con tal efectividad que lo que se proponía era algo floreciente. Fue el sembrador paciente de inquietudes, de afanes, consagrado a Extremadura, humilde pulidor del oro de los corazones extremeños.

Fue educado por su tío don Saturnino Martín Moreno, cura párroco del Casar de Cáceres, hermano de su padre. Buena fuente de conocimientos y recio hombre, donde encontró un magnífico modelo. El sería el acicate que le hizo estudiar, con notas sobresalientes, tanto en el Bachillerato de Cáceres como en la carrera de Madrid.

Me gustaba de pequeña ver las pinturas de mi padre colgadas por toda la casa, me paraba ante ellas y sentía un profundo respeto por el arcabucero que fue motivo para que dejara de ser pintor. Por aquellos entonces no sabía que había dejado la pintura, precisamente debido al arcabucero. No sé si fue un día que hizo mucha tormenta cuando uno de mis hermanos mayores nos lo contó. En el campo estaba el famoso cuadro, en la sala, y un buen día había empezado a llover y los truenos se sucedían, unas veinte personas de los alrededores se congregaron en la casa y acabaron delante del arcabucero, rezando, con un candil y farol encendidos. Por lo visto, en esos momentos llegó mi padre allí y al ver aquello se quedó con unos deseos enormes de decirles ¡qué eso no es un santo! que yo lo pinté… Pero la reacción propia del momento fue la carcajada que nadie escuchó al coincidir con un tremendo trueno. A mí aquello me hizo preguntarle y me enteré entonces que herido en lo más sensible de su amor propio, aunque de una forma muy original, le hizo dejar los pinceles. También pregunté como le había nacido su inquietud pictórica. “Desde mi tierna infancia (me contó) me tiraba el arte. Siendo muy pequeño pinté en el Casar de Cáceres (allí llegó a los cuatro años) el Señor del Huerto, fue con lápices de colores baratos, pero logré un gran parecido y el dibujo recorrió el pueblo. A partir de ese dibujo hice la casa donde vivíamos, la torre de la Iglesia, varias ermitas viejas. AI llegar aquí a Cáceres a estudiar estuve en una academia particular, con un viejecito muy agradable y simpático que me enseñó muchas cosas, por ejemplo, a moler los colores, a fabricar pinceles y a preparar los lienzos y tablas.

Desde Cáceres salté a Madrid, y simultaneé, durante el primer año, los estudios con los de dibujo artístico de la Escuela de Artes y Oficios, en la sucursal de la calle de la Palma. Mi voluntad era buena y los esfuerzos de los profesores no fueron menos, pero ¡no veía bien! Yo desconocía que era miope, aunque esto lo sentí mucho no disminuyó mi amor a las Bellas Artes.

En Madrid me aprendí de memoria el Museo del Prado. Me había emocionado ante las obras del Museo Moderno. Vi muchas exposiciones tanto oficiales como particulares, leí mucho sobre pintura”.

He entresacado de su Motivo Extremeño -Pinturas al fresco- lo siguiente: “Me limitaré a dar una descripción lo más objetiva posible de los restos que pude encontrar, y a publicar fotografías que espero sean, en su día -quizá un día demasiado próximo- los únicos testimonios de la existencia en nuestra comarca de una modalidad de pintura en los siglos XV y XVI”.

Son muchas las cosas que estudió y que trató, el índice del libro Motivos Extremeños nos descubre sus muchas facetas, al mismo tiempo que nos demuestra como siendo licenciado en Ciencias Exactas era Correspondiente de la Real Academia de la Historia.

Comienza con:

    Temas diversos: Cáceres y su provincia. Una feria. La Cachuela. Un puente sin río. El vino. El Vaquerillo. Nuestros ríos. Una tradición Mariana.

    Bibliografía: Diego García de Paredes. Una novela y un novelista.

    Folklore Extremeño: Viaje al Casar de Cáceres el día de Reyes. Curiosidades del Romancero Extremeño: Moralinda. Coplas de Carnaval. La Seguidilla.

    Arte, Historia, Arqueología: Una joya olvidada (San Benito de Alcántara). ¿Un altar de sacrificios? Una pintura de Velázquez («El Bono de Coria»). Cacereños que triunfan (Eulogio Blasco, «El Mundo»). Un escultor extremeño (Enrique Pérez Comendador). Los puentes (los de Alconetar). Un monasterio (Guadalupe). Un castillo.

    El Arte en Extremadura: La Catedral de Coria. Una excursión a Monroy.

    Excursiones a viejas ermitas: Ermitas de Nuestra Señora del Almonte y de Nuestra Señora de Tebas. Pinturas al fresco.

    Rinconcillos de Nuestra Historia: Cervantes viajó por tierras cacereñas. Cáceres y Julio César. Alcántara y Lancia. Papeletas de Arqueología. Mi visión de Cáceres (en la lejanía, en el crisol, en el porvenir).

Me pregunto infinidad de veces como pudo ser tan fecundo, como pudo llegar a ser tan erudito, siempre llego a la misma conclusión, su amor a Extremadura le hizo estudiada, investigada y publicada. Entonces había menos medios para ello pero de los que disponía los usó y con largueza, artículos y artículos en la Prensa tanto local como regional o nacional. Sus fotografías ilustraban constantemente sus trabajos y no sólo los suyos sino también colaboraba con los demás.

Me siento orgullosa de haber podido tener un padre como él, y mi deseo, hoy aquí, es poder deciros como era para que aprendáis a quererlo los demás, sé que él, como otras cosas, no son patrimonio exclusivo, sino de toda Extremadura. Que podamos decirlo a los cuatro vientos, sin miedo a gritar, que hombres como él nos hacen falta, que desde una entrega incondicional y humilde ha llegado a ser grande. Digamos a nuestros jóvenes que no se necesita buscar emociones fuertes en lo que lo buscan hoy muchos de ellos. Las emociones fuertes pueden estar en descubrir, el Arte, la Arqueología, la Arquitectura, etc. Hora es ya que desde Extremadura salga el anuncio de nuestros valores, que sepamos enseñar sin pudor nuestras riquezas espirituales y… las materiales, pues no de todos sitios hay un tesoro como el de Aliseda, en el Museo Arqueológico Nacional, en su Sala Áurea.

En el Hoy de Badajoz, de fecha 21 de diciembre de 1988 y con el título “Ventana a la Ciudad” escribía una reseña don Femando García Morales, “La Plaza de don Tomás”. Comenta que como ya se dijo en la reseña del último pleno municipal, la Corporación decidió ponerle el nombre del investigador don Tomás Martín Gil, a una plaza en una urbanización detrás de la Plaza de Toros.

Explicar el porqué de ponerle su nombre a una plaza en Cáceres a los cuarenta y un años de su muerte sería largo, pero en el coloquio, si así lo desean, puedo explicárselo a Vds.

Ahora este año le van hacer en Cáceres un homenaje junto a otras personas que destacaron como él, en su época.

Yo he querido traerlo al recuerdo de unos y al conocimiento de otros para, desde esta ponencia, darle las gracias por lo que ha hecho por Extremadura, y lo hago no sólo como hija sino como extremeña que siente en lo más íntimo de su ser la fuerza de la tierra, vibro en deseos de enaltecerla, que de él lo heredé y lo aprendí.

Como persona era seria, responsable, le admiraban todos, siempre le consultaban. Yo puedo decir como fue mi padre. Era una persona muy entrañable, siempre trabajando y le teníamos un gran respeto. Cuando nos poníamos enfermos él se desvivía por nosotros y nos mimaba con una ternura especial. Nos regalaba los juguetes más bonitos y se preocupaba para que no nos faltara nada. Por suerte las enfermedades fueron las propias de la niñez, pronto nos curábamos y todo volvía al ritmo normal, él con sus estudios y trabajos, conferencias, investigaciones, etc.

Hoje não é nenhuma data especial, apenas quis prestar homenagem a este homem, a quem muito devo, apesar de nunca o ter conhecido.

Nota: Texto escrito por Marcela Martín Jimenez, gentilmente cedido pela Asociación Cultural Coloquios Históricos de Extremadura.

Esta entrada foi publicada em Uncategorized. ligação permanente.

4 respostas a Tomás Martin Gil

  1. Ramón Vidal diz:

    Enhorabuena por tener un abuelo tan brillante. Seguro que estás orgulloso y dentro de tí llevas algo de él. ¿me equivoco?

    • Gracias Ramón.

      Tengo un enorme orgullo en mi abuelo. Pero me apena pensar que nunca llegaré a ser mitad del hombre y del genio que fue.
      Después de 20 años en Cruz Roja como profesional, me quiero dedicar de cuerpo y alma a la madera, y por eso busco Maestros como vosotros, pues reconozco en algunos de vosotros esa “chispa” que mi abuelo también tenia. Quizá un día me sienta verdaderamente digno de esta herencia.

  2. Berni diz:

    Muy bien hermanito, me ha gustado mucho, un abrazo grande para todos por ahí

    • Gracias Berni.

      Puedo no decirte-lo muchas veces (o quizás nunca te lo haya dicho), pero estoy muy satisfecho que hayas sido tu, mi hermano chico, que haya seguido los pasos fotográficos del abuelo Tomás. Sé que tienes la creatividad y el ingenio para continuar su trabajo.

      Fuerza!

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão / Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão / Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão / Alterar )

Google+ photo

Está a comentar usando a sua conta Google+ Terminar Sessão / Alterar )

Connecting to %s